lunes, 23 de noviembre de 2015

Melusine mi amor

Hay veces que te quedas enganchada a un patrón. Una de las ventajas de tejer chales frente a chaquetas o jerséis es que la talla siempre es la correcta, no hay miedo de sisas ni medir cada poco. Es un mantra continuo las repeticiones, como un pequeño cántico que te va marcando el ritmo, la única pega que lo tienes que acabar antes de que se te vaya de las manos y el chal se transforme en manta.

Mi primer Melusine de Janis Neville  lo tejí en verano con Opal 4 ply color 6232 aguja 3.25mm usando 125gra. Muy interesante el resultado de los colores y también que el dibujo de escama queda más disimulado. Fue un poco el proyecto del verano con calma y luego tardé un poco en bloquearlo, siempre parece que da un poco de pereza ponerte a bloquear, hasta que me dí cuenta que tenía las varillas de bloquear de Knitpro. Así en un plis plas preparas para bloquear.
 
 
Después de tejer un proyecto así aparte de las agujas vacías, sientes un ¿Ahora qué? parece que te ha sabido a poco, bueno pues ¿ahora qué? ¡otro Melusine! Esta vez con Rowan Alpaca Merino DK aguja 4.50mm 3 ovillos de 25gra total 75gr. color 102 Oakham.  Mismo patrón y como siempre dos resultados muy diferentes debido a la lana. En esta ocasión la hebra es un cordón muy finito, uno de los miedos que tenía que quedara un poco basto, pero nada más lejos de la realidad, al ir tejiendo se va transformando en una hebra muy fina y ligera, el resultado, un chal muy etéreo, sorprende por su tamaño que sea tan ligero y al doblarlo queda en la palma de la mano, muy esponjoso y sobre todo al ser de un solo color se aprecia mucho mejor el dibujo. Este lo tejí en un tiempo casi record, tres semanas y nada de pereza al bloquear, es más, ¡impaciencia para que se secara y sacarlo a la calle!
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cualquiera diría que es el mismo patrón!!
Han quedado dos resultados muy diferentes y muy resultones. Me encantan!!

Calcetines